sábado, 26 de julio de 2014

"Mi hijo el campeón"

Soy un niño...y lo seré, solo una vez en la vida...

Carta de un pequeño jugador de baby fútbol, escrita en forma anónima y que podría haberla escrito cualquiera de nuestros hijos y representa a todos o a la gran mayoría de ellos.

A mis padres, a mis entrenadores, a mis mayores...
Sé lo que todos ustedes me quieren. Cada uno me lo demuestra en todo momento y en todas partes y en honor a ese cariño que me brindan y que yo también siento hacia ustedes, quiero que me den la posibilidad de crecer de la manera más pura y más simple que pueda.
Déjenme jugar con la alegría que represento.
Déjenme ser el niño que a mí me gusta ser.
No pretendan que logre cosas que tal vez sean importantes, pero para otro momento, y que al buscarlas ahora representa perder otras que para mi hoy son más importantes.
Déjenme vivir con la edad que realmente tengo, pues sólo pasa una vez por mi vida.
Y no planifiquen tanto con mi vida, ni con mi persona.
Tampoco se desesperen por mis derrotas pues el dolor que me produce perder termina un instante después y ya ni me acuerdo y enseguida vuelvo a sentir alegría por jugar y divertirme.
No busquen triunfos a través mío, ni pretendan que yo sea como ustedes fueron o no pudieron ser.


Soy un niño y quiero serlo.
A mis padres, gracias por elegir este Club donde haré tantos buenos amigos y también gracias a mis entrenadores que me educan para que llegue a ser un buen deportista.
A veces noto que sufren al costado de la cancha cuando juego, no me gusta que sea así, pues en ese momento soy feliz.
Estoy jugando, y desde adentro pareciera que ustedes, los de afuera, compitieran por mí, que tuvieran celos y que sufrieran por el triunfo que no llega o la jugada esperada que no puedo en ese momento brindarles.
Si me dieran tiempo entenderían que esa etapa tiene que ser así, que en el deporte como en la vida todo tiene su tiempo, seguramente un día podré dárselos.
Por favor... dejen que juegue, que me divierta, que sea feliz.
Soy un niño, no lo olviden.
Soy un niño...y lo seré, solo una vez en la vida...







 Nosotros sabemos que:

Cada vez son más los padres que quieren que su hijo juegue al fútbol.
Cada vez son más los padres que apuestan a su hijo para proyectar, en un marco de crisis, un auspicioso futuro económico.
Cada vez hay más intermediarios y representantes.
Cada vez se van más chicos.
Cada vez hay más mercado en el exterior, y es más sofisticada la explotación
Cada vez los representantes, colocan mejor el producto.
Cada vez el fútbol es más producto, en la industria mediática del entretenimiento.
Cada vez importa menos qué siente el niño, cómo piensa, qué quiere…

Como cada vez es más mercancía y más objeto de negociación de padres/ clubes/ empresarios/ sponsors; cada día importa menos lo que piensa (si no piensa mejor) y no se toman los recaudos necesarios para que su psiquis de niño o de adolescente quede a resguardo de este mundo adulto, putrefacto, donde el Aura es el dinero.
                                            

¿Cómo y quién prepara al niño para este exilio?
¿Es cierto que el niño sólo quiere jugar al fútbol y no sabe hacer otra cosa?
¿Se puede malograr un niño, por más talentoso que sea, por causales psíquicas?¿ es jugador o juguete?¿Cómo se previene el desarraigo?.
Muchas preguntas y pocas repuestas pero hay que buscarlas, es obligación de padres, educadores y en ésto del fútbol infantil de entrenadores, directores técnicos y todos los que de alguna u otra manera estamos vinculados a él, en definitiva todos somos algo, o una cosa o la otra, pero todos somos parte... y todos tenemos culpas... presionamos, gritamos, nos descontrolamos cuando somos espectadores de los encuentros de fútbol de nuestros hijos, atacamos a propios y a extraños, somos directivos, somos directores técnicos, somos jueces, somos jugadores, somos todo... menos padres y menos educadores...
Coaccionamos constantemente al entorno y sometemos a los niños a un esfuerzo psicológico y emocional permanente cuando ellos solo deberían pensar en divertirse, están en una etapa formativa, donde la competencia es importante, pero el resultado no lo es, se puede ganar, perder o empatar, pero eso es secundario. En esta etapa los chicos deben aprender sus limitaciones, medirse con el rival, respetarlo, jugar con amigos y sobre todo entretenerse y sin embargo:

 

Cada error... un grito,
cada jugada de gol... un grito,
cada derrota…un grito, y en algunas ocasiones algo mas.

Sera tan difícil, no lo creo, si solo con ponernos a pensar que es lo que queremos de nuestros hijos en su formación como persona, tenemos la respuesta de cómo tiene que ser nuestro comportamiento en los partidos y en los entrenamientos que ellos llevan a cabo.




Los niños tienen derecho al juego.
Los niños tienen derecho a la protección contra el descuido o trato negligente.
Los niños tienen derecho a crecer en una familia que les dé afecto y amor.
Todos los niños tienen derecho a vivir en armonía.
Todos los niños tienen derecho a la diversión

Nadie debería olvidarse de ésto y mucho menos de que el niño solo será niño una vez en su vida y que la oportunidad de educarlos y formarlos como personas de bien para nosotros los padres, también será única.



"Quiero que recuerdes que nunca me preguntaste que deporte quería practicar…
es más ni siquiera me preguntaste si quería practicar algún deporte.
Me regalaste una pelota y una camiseta cuando apenas sabia caminar y diste por entendido que me gustaba el fútbol… está bien, no te preocupes, claro que me gusta el fútbol, no fallaste papá, es el mejor deporte de todos.
Pero quiero que sepas que hay mañanas que no tengo ganas de levantarme, que a veces estoy cansado, que no me han enseñado a hacer todo lo que saben hacer los grandes, no han tenido tiempo de enseñármelo.
Quiero que sepas que no soy un hombre chiquito, soy un niño jugando a un juego de niños.
Y sobre todas las cosas… quiero seguir jugando al fútbol y que estés siempre a mi lado para llevarme a los campos, hasta el día en que empiece a llevarte yo.
Porque a pesar de todo lo que te conté en la carta, el fútbol y tú, son dos de las mejores cosas que me han pasado".







Haz Tu jugada - Walter Giardino
(Magos, Espadas y Rosas - Rata Blanca)

"Debes mostrar tu realidad y asombrarás al final a todos aquellos que pretenden ser más.
Debes buscar cómo llegar a destruir la maldad, a la ignorancia que pudo crear.
Grítales que lucharás por ser, solo serás si vas por tu camino.
Muéstrales que tu verdad es ley y que su ley no es ya tu verdad.
Por ser así, te atacarán e intentarán destruir de cualquier forma a tu ideal.
Quizás también te acusarán por ser brujo y estar dando un mensaje subliminal.
Y tal vez, puedas por fin beber del agua que nos da solo la vida.
Sonarán esas campanas que dentro de ti serán la libertad.
Aclárales que tu intención es solo ser como sos y que respeten tu condición.
Defenderás a la verdad, no dejes que tus anhelos pasen por alto tu dignidad.
Grítales que lucharás por ser, solo serás si vas por tu camino.
Sonarán esas campanas que dentro de ti serán la libertad.
La libertad... "


“La habilidad es lo que permite hacer ciertas cosas. La motivación determina lo que se hace. La actitud cuán bien se hace” LOU HOLTZ





Bibliografía:
"LA MOTIVACION Y LAS PRESIONES DE LOS PADRES”
LIC. MARCELO ROFFÉ Psicólogo argentino, es conocido por sus métodos de trabajo aplicados a la psicología deportiva. Ha publicado varios libros de ensayo y ha impartido clases en diversos centros universitarios. Presidente de la Asociación Psicología de Deporte Argentina. Psicólogo de Selecciones Juveniles de AFA del 2000 al 2006.
http://www.marceloroffe.com/columnas/actualidad_roffe.pdf